26 sept. 2010

¿No te das cuenta que ya no eres el punto cardinal que gobierna mi vida?
Que soy inmune a ti, que mis sonrisas ya no llevan tu nombre, que ya no eres tú quién hace que me estremezca cada noche, y que tus decisiones de niñato no cambian el rumbo de mi vida.
Pero aún así.. quédate ahí, con tus miedos inmaduros, con tus mentiras, con tus silencios, con todo, por qué sabes que si me miras, solo un segundo, pierdo uno a uno los motivos por los que me alejé de ti.