31 dic. 2011

El fin de los finales


Dónde diablo estés. Por fin me atreví a resumir aquel año. Cuando queríamos romper ventanas… y lo hacíamos. Donde diablos estés. Si lo escuchas. No te lo tomes a mal. Todo está pasdo por el filtro del tiempo y mi imaginación tramposa. Únicamente lo sabrás tú, que, en cierta manera, es lo que pretendía. Una broma desde la distancia. 1.999. El año del supuesto fin del mundo… en cierta manera… sí… el fin de tí y de mí… algo definible como un pequeño mundo infranqueable para el resto. Y como extrañas plantas, crecíamos más cuando menos agua y luz existían a nuestro alrededor. ¿Cómo podíamos pretender gustar al resto? Nos conocimos sin raices, andamos un tiempo juntos, sin raíces… en algunos momentos tuve la sensación de que cada uno de nosotros arraigó en el otro. Pero, de cualquier manera, ya era demasiado tarde para nosotros. ¿Cómo podían asentarse en la tierra dos seres tan volátiles? Así que cada uno siguió el camino que le correspondía, y no hay nada más que decir. Hoy iré tarde a dormir. Te informo. Me imagino que mañana te levantarás temprano.

Feliz año nuevo

2011 ha sido un año de esos de los que siempre te acuerdas con una sonrisa de oreja a oreja.

Un año que empezó de la mejor que conozco, cumpliendo sueños en París con la persona que más me ha echo sonreír en estos 365 días. Un año más astromantico que nunca, queriendo un poco más a Santi Balmes reviviendo una y otra vez los últimos días de 1999. Y un poco más a ti claro, por ser el mejor fan de John Boy. 

De dejar atrás muchas historias para no dormir y monstruos que se escondían debajo de la cama. De ser valiente, como nunca o como siempre. De personas, las que han estado siempre, las que hacen que todo esto tenga sentido, y de las que aparecen un día sin darte cuenta para darte un poco más de luz en tus días grises. 

Un año donde la fotografía y la música han estado más presentes que nunca. De parques gigantes, cascadas perdidas, y faros. Un año de viajes, de playas negras, de atardeceres naranjas, de barcos, y colgantes. De disparadores automáticos y polaroids. De conciertos, de musicales, y sueños que se van cumpliendo uno a uno.

Un año con muchas cosas buenas, y alguna que otra mala, pero con muchas muchas sonrisas, grises, azules, y de todos los colores. Y lo único que pido es eso, poder seguir disfrutando de estas sonrisas durante todo el 2012. 

Feliz año nuevo a todos.

29 dic. 2011

Fnac Music Festival


Sin duda, lo mejor de las 5 horas de música, fue ver a estos dos grandes interpretar (para mi gusto) la mejor canción de los piratas, El equilibrio es imposible.

Es increíble lo que ganan Iván y Santi en directo por separado, y la magia que desprenden cuando cantan juntos.

El equilibrio es imposible.

16 dic. 2011

4 dic. 2011

Cuando uno tiene sed pero el agua no está cerca.

Y entonces, cuando parece que esto no ha sido más que una ilusión, rompes todos mis esquemas.

Y ella vuelve a decir en voz alta lo innegable, y yo no puedo negarlo más.

28 nov. 2011

La sensación de perderte aunque nunca estuvieras aquí.

Me gustaría contarte que he guardado en un cajón cada una de tus sonrisas. Que cada noche, antes de dormir, recuerdo uno a uno todo lo que hemos compartido, y las convierto en palabras, para poder releerlas cuando ya no haya que decir. Me gustaría decirte que no se si te has dado cuenta, que me encanta que me mires así, y que es tu mirada la que ha provocado todo esto. Por qué cuando lo haces, ya no puedo mentirte, ya no puedo hacer como que no pasa nada, y te metes en mi cabeza, y yo no se donde meterme, y sonrío como una idiota, y me brillan los ojos y me quiero morir.

Pero también me gustaría decirte, que hay otros días, en los que no hay momentos, ni palabras, ni miradas, ni absolutamente nada. Días en los que te siento demasiado lejos, y que siento que te estoy perdiendo aunque nunca hayas estado aquí. Así que por favor, déjame salir, o dime como entrar. Pero haz algo.

(Y es que me conformaría con ser un error en tu vida.)

9 nov. 2011

La sonrisa de un mundo triste.

- ¿Sabes que es lo que más me gusta de ti? Que por muy jodida que se ponga la vida, por muy mal que vayan las cosas, siempre estás tú, con tu sonrisa (gris), y parece que el mundo es un poco menos malo. Y la gente, cuando se hace mayor, solo dice tonterías, y renuncian a sus sueños, no valoran nada, y por perder, pierden hasta la sonrisa. Así que por favor, prométeme que por muy mayor que te hagas no renunciaras nunca a tus sueños, ni a tus ilusiones, ni a esos pequeños detalles que te hacen ser tan tú, y sobre todo que nunca dejarás de ser la sonrisa de este mundo triste.


Pues hoy, con mis 22 recién cumplidos, estoy orgullosa de seguir cumpliendo aquello que te prometí.

28 ago. 2011

Yo de mayor quiero ser VALIENTE.

Algún día tendré el valor de decirte lo que no soy capaz.
Pero es que a veces, no hay palabras. Solo miradas. Gestos. Tu mirada que se aparta por qué nuestras miradas se han vuelto a cruzar. Más gestos. Más miradas. Sentirte demasiado cerca. Luego una sonrisa. Una sonrisa que me dura días y días. Una sonrisa que se me escapa y te dice lo que ni tú ni yo queremos saber.

16 ago. 2011

Yo quiero ser la protagonista de tu vida

Por un momento pensé que con querernos bastaba, que eso era más fuerte que todo.. pero me equivoqué.
Los años pasan, pero sigo siendo igual de ingenua que siempre cuando mi corazón late más de lo que debería.

Una vez alguien me dijo que mientras no elijamos, todo es posible. Quizás por eso odio tomar decisiones. Quizás por eso nunca he querido elegir contigo, prefería quedarnos en este punto para poder seguir soñando. Pero yo no aguanto más promesas fallidas, ilusiones rotas, caricias a destiempo, cosas que no llegan... Yo no aguanto más ser una simple espectadora de esta historia que me está robando el alma.





Yo quiero ser la protagonista de tu vida, pero esta visto que llego tarde.

5 jul. 2011

Vuestra MAGIA es la que me hace continuar.


Ya hace tiempo que quería agradeceros todo lo que me habéis dado en estos meses, pero entre unas cosas y otras no he tenido tiempo.

Podría pasarme horas escribiendo a cada una de esas personas especiales a las que le decido este 'premio' o esta 'entrada', a esas personas que me han acompañado día sí, y día también. Pero prefiero hacerlo en cada uno de sus blogs, y daros la gracias a todos los que hacéis que cada vez que tengo cinco minutos quiera pasarme por estos mundos y seguir escribiendo.

Muchísimas gracias a todos.

15 jun. 2011

No me gusta

Odio tomar decisiones. Supongo que por esa tontería de pensar que mientras no elijamos, todo es posible. Pero al final, incluso las (no) decisiones hacen que haya cambios.

Y no, no me gustan estos cambios. No me gusta haber dejado de creer en el amor, en las amistades,.. en las personas. No me gusta que haya pasado de saberme la constelación de tu espalda a no poder recordar tu sonrisa. No me gusta que la persona que más me comprendía en este mundo se haya convertido en una desconocida para mí. No me gusta que vosotros os hayáis convertido en gente sin principios, sin sueños, donde vuestra única prioridad sea irse de fiesta. No me gusta que no tengáis ni voz ni voto en vuestra vida por no saber decirle que no a vuestra pareja. No me gusta no ser capaz de pediros ayuda si la necesito y exigirme tanto.

No me gusta que el miedo domine mi vida, y quiero que esto cambie.


Mil gracias por todos vuestros comentarios.
Tengo unos días muy liados, pero en cuanto tenga un ratito pasaré a ver vuestros blogs.

Un besazo enorme :)

5 jun. 2011

Valiente

1. Que tiene valor o actúa con mucha determinación ante situaciones arriesgadas o difíciles.


Hoy quiero (necesito) decírtelo. No me asustas, ya no. Puedes hacer todo lo que quieras para joderme, para que vuelvan todos los fantasmas del pasado que tanto me ha costado sacar de mi vida, que no vas a conseguir nada. Todos los miedos, las inseguridades,... que provocaba tus "hoy te quiero pero mañana no" desaparecieron de mi vida, después de que lo hicieras tú. Así que no pierdas el tiempo, y sobre todo, no me lo hagas perder a mí. Gracias.

31 may. 2011

Un día gris puede convertirse en un día azul

Se conocieron en una vieja cafetería del centro. Era uno de esos días grises que pone de mal humor a (casi) todo el mundo. Ella estaba sentada cerca del cristal, observando a la gente que pasaba por allí. Y fue cuando lo vio entrar, a primera vista parecía un chico normal, pero ella sabía que tenía algo distinto, y no, no se equivocaba. Él se sentó en la barra, pidió un café y un bocadillo.

Ella decidió seguir ordenando sus papeles. Empezó a leerlos uno a uno. Tenía la manía de apuntar todo lo que leía o pensaba que fuera interesante y escribirlo. Puede parecer una buena idea pero al final de la semana tenía toda la carpeta llena de papeles sin sentido.


Fue descartando algunos, mientras lo hacía, su expresión iba cambiando, cada pequeña frase hablaba de una parte de su vida, de sus pensamientos, de sus vivencias. Volvió a mirar al chico de la barra, se había quitado su chaqueta azul y llevaba demasiado tiempo removiendo su café. Demasiado tiempo. ¿Cuándo es demasiado? Te quiero demasiado, hace demasiado tiempo que no se de ti, demasiado sufrimiento,... ¿Quién marca ese límite? ¿Qué nos dice que sentimos más de lo que deberíamos sentir para poder decir "demasiado"?

El chico se giró, y ella bajo su mirada. ¿Se habrá dado cuenta de lo que estaba pensando? ¿Pero que digo? Si, soy idiota y pienso demasiado. Recogió sus cosas y decidió marcharse.

El chico se giro cuando ella salía por la puerta, y vio como se le caía un papel. Fue hasta él y no pudo evitar abrirlo. "VIVIR no es pasar las hojas de un calendario". Él sonrío, como hacía (demasiado) tiempo que no lo hacía, y se dio cuenta de que era hora de volver a hacerlo, y si para ello debía dejar su pasado en aquella cafetería, lo haría.

Volvió a su sitio, cogió su chaqueta, y salió corriendo detrás de ella.

22 may. 2011

Maldita sea! Lo has vuelto a hacer!

Normalmente, cuando se que va a llegar uno de esos momentos en que nuestros ojos se volverán a cruzar, me preparo a conciencia para que no te des cuenta de que después de tantos años, sigo sin poder controlar los latidos de mi corazón cuando me sonríes así.

Por un momento parece que nada haya pasado, que ni los años ni los golpes de la vida hayan pasado por nosotros, y volvamos a ser aquellos chiquillos que a pesar de las adversidades, se quisieron como nadie. Pero aun así, tu no te conformas con eso, y vienes y me atraes hacia ti y me abrazas, como si fuera la última vez que nos fuéramos a ver, y por un momento pienso que mi corazón se va salir del pecho, tu lo notas, y sonríes, y no sabes muy bien por qué lo haces pero me abrazas más fuerte, y mis latidos aumentan, y por un momento creo que voy a necesitar un desfibrilador, y cierro los ojos.


Empiezan a aparecer recuerdos en mi memoria, aparecen las miradas que cruzábamos día si y día también, aparecen los nervios, las mariposas, la noche en aquel parque, y tu mirada fija mientras sonaba la canción que me hiciste escuchar mil veces hasta que prestará atención a la letra, y la frase, la maldita frase que acabo con el cuento de hadas, y aquella otra que me hizo creer que quizás no todas las segundas partes eran malas, y como no, aquella noche. Aquella noche en la que fuiste sincero conmigo y también contigo.

Y vuelvo a la realidad, y tu estas ahí, de nuevo, en mis brazos, como aquella noche, y me muero por preguntarte si piensas en mí de vez en cuando, y si se te acelera el pulso cada vez que me ves, pero en vez de eso no hago nada, solo disfruto de los pocos segundos que me quedan.

Y después de varias excusas y palabras vacías te vas, y sin que te quedes cuenta, te sigo con mi mirada hasta que ya no puedo verte, intentando guardar en mi mente ese momento, hasta que volvamos a encontrarnos.



(Texto de hace algún tiempo, pero hoy tenía que estar aquí). 

17 may. 2011

Hoy me he dado cuenta..

de que la felicidad son las pequeñas cosas del día a día. También me he dado cuenta de que he perdonado errores casi imperdonables. Que he sustituido a personas que todavía son insustituibles, y que personas irreemplazables hoy no son más que gente. Me he enamorado de sonrisas. He borrado la palabra imposible de mi vocabulario, para cambiarla por improbable. He amado y he sido amada, pero también he sido rechazada. Lo he dado todo por alguien quién no merecía, y no lo he dado todo por quién sí. He parado el mundo, y también me lo han parado. Lo he hecho todo por no perderle, le he perdido, y me he perdido, pero sigo aquí.

Hoy me he dado cuenta de que es la primera vez en años que cada vez que suena el teléfono, no voy corriendo por si eres tú. 



Nos vemos por aquí :)

8 may. 2011

¿Qué querías que hiciera? ¿Qué estuviera esperándote siempre?

Y no, no me mires así... ¿Qué querías que hiciera? ¿Qué estuviera esperándote siempre? A mí tampoco me gusta esta situación, y tampoco pensaba que nos pasaría a nosotros, pero quién sabe... quizás lo nuestro no era tan diferente a los demás.. o quizás era demasiado diferente para la vida real. Y si, lo sé, a mí también me vendieron la historia del príncipe azul y la de juntos para siempre, pero es que esto se ha acabado, por mucho que hagas y por mucho que intentemos cambiar el final, ya es demasiado tarde... llevaba demasiado tiempo en liquidación y ha acabado de quebrar...


Y ahora no somos nada, solo un manojo de promesas que han ido caducando una a una durante todo este tiempo, y que quizás algún día, serán buenos recuerdos (o ni eso).


24 abr. 2011

Rojo mecromina

Hoy es uno de esos días en los que pienso que nunca había tenido el corazón tan rojo.



No se muy bien si es porque me he dado cuenta que no puedo quererte más, o por qué mi corazón sabe que nos acercamos a uno de esos naufragios, y ha empezado a echarse mecromina para que no duela tanto.

(y no se que es peor)

10 abr. 2011

No es un final feliz, tan solo es un final.

¿Sabes cuál fue mi error? Mirar lo de ayer con los ojos de hoy. No puedo querer que las cosas sean igual cuando yo ni siquiera soy la misma. No puedo reciclar nuestros besos. Y no puedo creer en un nosotros que nunca existió.

Lo nuestro debió quedarse allí, en el primer día que decidiste no volver. Nunca debí esperarte, nunca. Pero mi nunca tiene el mismo valor que el tuyo, "nunca volveré", y cuando conseguía reparar los restos que dejabas de mí, volvías a desorganizar mi mundo.

Pero ya no puedes hacerlo. Por qué apenas te recuerdo, solo tengo grabada tu imagen mirándome, con tu despreocupación, tu pasotismo, tu frialdad,... mientras yo me apagaba poco a poco en tus narices. Así que ya no habrá más partes, ni verdades a medias, ni amor manoseado, ni nada de nada, por qué ya no eres nada


Has conseguido lo que querías querer, felicidades. 

21 mar. 2011

Eres como un soplo de aire fresco en primavera

Eres como despertarse un día de cada día, y saber que aún te quedan dos horas para levantarte. Como escuchar tu canción favorita por la radio. Eres la primera gota de un domingo lluvioso, como un café hirviendo en una noche de invierno, y un helado en pleno agosto. Eres como los últimos rayos de sol, como encontrarte a un desconocido en el metro y que te sonría. Eres como estar sentada en esa estación y que aparezca él, como ver dos abuelos paseando de la mano, como un niño pequeño con un caramelo. Como un pastel recién hecho, como el chocolate desecho. Como los regalos debajo de un árbol, como un beso de esos en el metro, como un paseo por la playa de noche, y un libro por estrenar. Soñar despierta, escalofríos a media noche, que te despiertes con un “buenos días, princesa” y tostadas recién hechas. Como sentir las olas mojando tus pies, y un abrazo de esos que te dejan sin aliento.
Como alguno de esos pequeños(grandes) detalles que hacen que todo esto merezca la pena.

14 mar. 2011

'Que te quiero a pesar, que tú si puedas estar sin mí'

Llevo media hora delante de este papel, pensando en que quiero decirte, sin darme cuenta que el problema es que ya no tengo nada que decir. Que ya no tiene ningún sentido todo esto, y que me da vértigo. Que todo lo que fue, que todo lo que pudo haber sido, ahora sea nada. En que lo único que quedé de ti es que suene esa canción que me recuerda a nosotros, o encontrar una fotografía tuya en mi cajón. Y me emborracho de recuerdos, que quizás ni siquiera existieron, por qué sino no entiendo esta facilidad tuya de borrónycuentanueva. Y ya no me consuela que no seas bueno para mí, ya no me consuela nada.


(Ni siquiera me consuela seguir soñando en los lugares donde podríamos ser felices tu y yo). 


Y hoy, justamente hoy, llueve

8 mar. 2011

¿Nunca te enamoraste de una sonrisa?

Sonrisas de felicidad. Sonrisas tristes. Sonrisas de desconocidos en el metro. Sonrisas por verme. Sonrisas cuando hablas de tus/nuestros sueños. Sonrisas cargadas de amor, de ilusión. Sonrisas magicas. Sonrisas de un niño grande. Sonrisas de pasión. Sonrisas azules. Sonrisas congeladas en el tiempo. Sonrisas necesitadas de sonrisas. Sonrisas grises.
  


¿Os importa hacerme sonreír hoy?
Solo teneís que entrar dentro de la foto o en este enlace Click!, y pulsar me gusta. Gracias :)




PD: Por si no funciona...
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=1897193915263&set=o.185635231472812&theater#!/photo.php?fbid=1882263304128&set=o.185635231472812&theater

1 mar. 2011

Me gustas (demasiado)

Y me di cuenta cuando empecé a coger el autobús de antes, solo para estar 10 minutos más contigo. Me di cuenta, cuando no dejaba de mirar hacia atrás, por si por una de esas casualidades de la vida, aparecías. Me di cuenta, cuando las horas, el sueño y las obligaciones, me dejaron de importar, solo por hablar contigo. Me di cuenta, cuando me hablabas, y no quería que los minutos pasarán, solo quería escucharte y que me contarás todo de ti, y mientras voy descubriéndote poco a poco, pensar que de que jodido cuento te habrán sacado, por qué tú no puedes ser real. Me di cuenta cuando estaba viendo la mejor película del mundo, y prefería mirarte. Me di cuenta cuando sentí miedo, miedo de perderte, miedo que desapareció en el segundo en que tus labios se encontraron con los míos y el tiempo se paro para dar paso a un sueño, un sueño que acaba de empezar, y que no quiero que acabe.


Me di cuenta cuando descubrí que me podía enamorar de ti..

23 feb. 2011

Lo nuestro es inevitable

¿Sabes? Lo nuestro es inevitable. Pese a que seas el mayor de los capullos, sabes que siempre tienes un sitio guardado, aquí, en primera fila, a mi lado. Pese a que ella te acompañe dia y noche, sé que no eres feliz, me lo dicen tus ojos. Pase a que jamás de los jamases lo reconoceré, se me nota a tres mil leguas que estoy enamorada de ti. Ella lo ha visto, por qué sabe que es mi historia, la historia de mi vida. Igual que yo sé que ella, es solo una etapa, un capítulo en la tuya, por qué todo tarde o temprano todo se acaba. 

(Pero lo mío no... ¿y lo tuyo?)

12 feb. 2011

Nunca más seremos dos

Tres cientos sesenta y cinco días después de la vigésima despedida, decidí ponerle punto y final (no suspensivos), a algo que no tenia final.

Pero el tiempo borra lo imborrable, y si no ya lo haces tú.

Me olvidé de todo aquello que 'era suficiente para siempre', de los lugares donde podríamos ser felices tú y yo con nuestra bola del mundo, y cuando llueve, ya no sueño con besarte en cada portal.
También me olvidé de nuestros tsunamis, 'de estar incondicional e irrevocablemente enamorada de ti', y de que incluso tú eres incapaz de pelear 24 horas al día contra lo que sientes. 

¿Sabes de lo que único que no me he olvidado?

De la última fotografía que te hice, donde estás sonriendo. ¿Te acuerdas? Aquel sonríe, que guardaba tantas cosas... Y de aquella tarde, en la que una vez más no fuiste sincero conmigo, en la que una vez más me dejaste marchar, aún sabiendo que nunca más seríamos dos.

30 ene. 2011

Se encontraron sin buscarse

Ellos eran partes de mundos distintos, a simple vista lo suyo era más que improbable, pero se encontraron sin buscarse.

Ella pensaba que era demasiado joven para perder las ganas de vivir. A menudo la gente la llamaba ‘niña’, pero nadie sabía lo que escondía detrás. Para la edad que tenía ya había aprendido eso de que te rompieran el corazón. E iba dando tumbos por la vida, había perdido toda tu luz y no tenía a nadie que no se pudiera cambiar con las sabanas.

Él pensaba que no era demasiado viejo para sentirse así. Sentía que la vida se le había marchitado demasiado pronto. Se había dedicado a existir desde que entrego su vida “al que se debe” y no a lo que realmente sentía. Y lo único que había conseguido, era haber hipotecado una vida que no era la suya propia.

Dos personas con muchas preguntas y pocas respuestas. Dos personas a las que el destino hizo encontrarse. Dos personas que no tenían ni idea, que ese encuentro iba a cambiar el resto de sus vidas.

18 ene. 2011

Próxima parada: París

- ¿Te das cuenta? La de personas que han pasado por aquí, los besos que se habrán dado en este puente, las historias que hay detrás de todos estos candados...
- ¿Es bonito no? Prometerse amor para siempre...
- Si, solo que ya sabes que yo no creo en para siempres, es prometer a ciegas y a mi no me gusta prometer cosas que no voy a poder cumplir. La mitad de las personas que pusieron estos candados aquí ni siquiera se acordarán que lo hicieron. Para siempre o un fracaso, no hay término medio, y la mayoría de veces ocurre lo segundo. Y cuando es un fracaso, no hay excusas, nos empeñamos en buscar a alguien que lo substituya, y no nos volvemos acordar de las personas con las que compartimos tantas cosas. Y mientras dice cada una de las palabras nota como esas cicatrices apenas visibles siguen doliendo. 


Él se da cuenta, y saca del bolsillo un candado. 

- ¿Qué haces? 
- Lo siento, pero quiero disfrutar cada décima de segundo de ti, y no pienso perder el tiempo pensando en si mañana o pasado te vas a ir. Tienes razón, quizás lo nuestro se convierta en un fracaso, pero voy a buscar mil y una excusas para quererte, por qué gracias a ti conozco el significado de sentir. Y eso es lo que quiero hacer, sentir, cada instante de mi (nuestra) vida. Y me da igual si este para siempre dura dos semanas, o toda una vida, por qué siempre es ahora, por qué mi vida no tiene sentido sin ti.


(Y juraría que estamos soñando si no fuera por qué acabo de escuchar "Próxima parada: París").