24 may. 2012

#10 Detalles


Me gustaría contarte que he guardado en un cajón cada uno de tus detalles. Que he guardado el palo de un helado que te comiste un día conmigo, la cuenta de la primera pizza que compartimos, y la entrada de cine de esa película que tanto odiabas. También he guardado tus miradas, la manera en que coges mi mano y esos hoyuelos cuando sonríes. Pero no pienso guardar nuestra bola del mundo, por qué no pienso dejar de soñar en los sitios donde podríamos ser felices tu y yo.

Más en: http://textesdenfants.blogspot.com.es/2012/05/10-detalles.html

2 may. 2012

GrisAzul

Después de aquella noche, todo cambió para ellos. No sabían en que momento, ni cómo, pero habían pasado de ser completamente desconocidos a necesitar saber uno del otro a todas horas. Él se acostaba a altas horas de la noche sólo para escribirle, y lo primero que hacía ella nada más levantarse era mirar si él le había escrito.
Pasaron muchos días, inclusos meses, en que incluso estando lejos, se sentían más cerca que nunca.

Y volvieron a verse. Y ella le llevó a su sitio preferido de Barcelona, el lugar con más magia que había conocido nunca, ese lugar que no quería compartir con nadie. Pero él era diferente.

-¿Traes aquí a todos los desconocidos que conoces?
- No, pero me has hecho sonreír cada noche, y creo que es una bonita manera de agradecértelo.

Pasearon durante horas, y acabaron en la playa. Ella se apoyó en él, y volvió a sentir lo que había sentido en aquel mirador. No pudo evitar sonrojarse, y él le apartó el pelo de la cara. Se miraron, cómo nunca antes lo habían hecho, cómo nunca antes habían mirado a nadie.

Ella le pidió que cerrará los ojos, y le beso. Los dos sabían que no podía ser, que lo suyo era demasiado bonito para la vida real, y ella le pidió que volviera a cerrar los ojos. Saco la libreta que siempre llevaba a todos los lados, le escribió una nota, y se la dejo en la arena. Después, salió lo más rápido que pudo de aquella playa, y sabía que estaba haciendo lo correcto, y que tarde o temprano sus caminos se volverían a unir.


Una vez te dije que vivir no es pasar las hojas de un calendario. Que cada día de ese calendario es único y irrepetible, incluso los días grises, por qué un día gris se convirtió en el día más azul que he vivido nunca, por qué te conocí. Y no quiero que lo olvides nunca, por muy gris que sea todo, recuérdalo, recuérdame