29 nov. 2010

Te lo prometo

Julia había descubierto demasiado pronto que es eso de tener un corazón roto. Si, ella era consciente de que todo tarde o temprano todo se acaba, por mucho que no nos gusten los cambios o luchemos por lo contrario, ¿pero era necesario que fuese tan pronto?

Todo se paró, el mundo dejo de girar para ella, todas las personas de esa maldita ciudad gris habían dejado de existir. Ella se había intentado esconder, había intentado huir de todas esas nubes negras que le perseguían, pero no importaba, ese tren lleno de recuerdos, de dolor, de rabia… le atropellaría tarde o temprano.

Y si por un momento, solo uno, Julia conseguía distraerse y olvidarse de toda aquella maldita historia, tampoco importaba, sus padres, sus amigos, o la maldita canción que sonaba por la radio le recordaría que ÉL ya no está, todos los planes de futuro que tenían juntos, lo mucho que ella le quería, lo muy feliz que era a su lado, y un largo etc.
Pero eso no le preocupaba a ella, aún había algo peor.
Si, las malditas promesas. Yo siempre, yo nunca... ¿Por qué coño me mentiste? Se preguntaba una y otra vez… Si señores, prometer ese tipo de cosas es mentir, mentir al futuro, al destino, es perder por adelantado. ¿Ahora que hago yo con este manojo de promesas rotas? ¿Qué hago con la casa que no compraremos? ¿Qué hago con los nombres de los niños que no vamos a tener? ¿Dónde guardo el nosotros? Se seguía preguntando, sin poder tener una sola respuesta… 

Aún así, con lagrimas en los ojos, le escribió por última vez…
“Pase lo que pase, voy a recordarte en cada uno de mis días (en un rincón y a escondidas). Te lo prometo”


26 comentarios:

  1. Tan bonito como siempre chica gris! :)

    ¡Besos de chocolate para ti!

    ResponderEliminar
  2. madre mía...
    cuanto sentimiento a flor de piel...
    con los tiempos que corren no es facil encontrar a alguien que los sepa expresar tan bien.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gustaría saber qué hacer con un puñado inmenso de promesas rotas, de hecho creo que lo he descubierto.

    Tirarlas a la basura. Están rotas, y las cosas rotas incordian y no sirven de nada.

    Precioso texto, como siempre :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. al leer el texto me han venido a la mente muchos momentos pasados, solo he de decir que Julia dejara de recordar con tanta frecuencia las promesas rotas, y aprendera a vivir sin el...

    un texto precioso

    ResponderEliminar
  5. Como dice Vorrtx, las promesas rotas no sirven para nada. Creemos otras nuevas.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. es mejor no recordar a escondidas..

    ResponderEliminar
  7. Escribes unas cosas, tía !!!! Bravo.

    ResponderEliminar
  8. Cuando todo recuerda a él es aún más difícil superar esas promesas rotas...
    Un besazo chica gris :)

    ResponderEliminar
  9. Chica gris, me siento tan identificado con lo que escribes...
    No puedo dejar de leerte…

    ResponderEliminar
  10. Tengo un montón de sonrisas para ti! Me encanta lo que cuentas y me siento identificada, no hace mucho me rompieron todas las promesas! Un besaaazoo enorme!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el texto! Magnífico! Lo he sentido como si fuera Julia, porque yo tambien tengo un buen puñado de promesas rotas y recuerdos caducados que la verdad poco se que hacer con ellos...
    unbesito guapaaa!

    ResponderEliminar
  12. WOW MUY BUENO!:D
    BUENISIMO EL BLOG,
    TE SIGOO!:D

    ResponderEliminar
  13. Que bonito... El tiempo no hace que olvidemos ciertas cosas y a ciertas personas, pero afortunadamente sí hace que el dolor disminuya. Y que al final pesen más los momentos bonitos.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  14. Es maravillosamente duro esto que relatas, pero es tan cotidiano, tan real que están pasando por ello seguramente miles de personas en todo el mundo en este momento. Y yo me cuento entre los que han vivido ya sensaciones parecidas... Es bueno relamerse cada tanto las heridas. Gracias!

    ResponderEliminar
  15. Una promesa es un refugio. Cuando ésta se rompe quedamos desprotegidos, a la intemperie. Romper una promesa, es algo imperdonable.
    muá :)

    ResponderEliminar
  16. Somos tan tontos que sólo nos acordamos de lamentarnos cuando es demasiado tarde.

    Por cierto, es curioso, no se si es por casualidad, pero mi película preferida es "Cosas que nunca te dije" y también soy escorpión. Serán cosas del destino??? Joder! yo no creía en estas cosas ;))


    Besos acurrucados

    ResponderEliminar
  17. Julia me recuerda mucho a mí, creo que todas somos Julia alguna vez, todo quien estuvo enamorado y después perdió a su otra mitad, fue Julia alguna vez.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Ay , mientras lo leia me ponia a pensar cosas yo tambien. Me ha gustado la entrada... Simplemente es asi, las promesas en su momento pueden dejarte feliz pero el despues de las promesas, es lo tetrico.

    ResponderEliminar
  19. mee hace recordar muchas cosas! muy lindo

    ResponderEliminar
  20. Un texto genial. Las palabras suenen muy sinceras deduzco que sacadas directamente del alma...
    Soy una nueva seguidora, una que llega para quedarse, realmente me encanta tu blog, como escribes y sobre todo LO que escribes. Felicidades! :)

    ResponderEliminar
  21. Es lo que tiene el "amor", que siempre que se acaba, se crea una nueva Julia... y por qué no decirlo, un nuevo Julio.
    Aunque crean que los tios somos seres sin sentimientos, hay miles y miles de Julios por el mundo -yo el primero- que no saben que hacer con todas las promesas recibidas de una chica que un día decidió, sin más, que no iba a cumplir lo que prometió. Que sufren a oscuras cuando todos duermen. Que mezclan lágrimas con el agua de la ducha para que nadie les pregunte qué les sucede. Que guardan cajas llenas de regalos que en su día tuvieron valor. Que guardan en algun cajón de algun escritorio, miles de cartas donde quedaron grabadas esas promesas... esas mentiras.

    De todas maneras, no soy partidario de tirar a la basura todos esos recuerdos y promesas. Prefiero guardarlas para, de vez en cuando, recordarlas. Al fin y al cabo, esas mismas promesas eran las que nos hacían felices, eran nuestras ganas de vivir y de seguir adelante. Merecen nuestro respeto.

    Un beso gris!

    ResponderEliminar
  22. Seguro que esa promesa, es la más cierta de todas. Las promesas después de que algo se rompa, son lo que más duele siempre. ¿Por qué? ¿Por qué no se cumplieron? ¿Por qué me lo prometió? ¿Por qué me engañó? Deberian tragarse esas promesas si no están seguros de que van a cumplirlas..
    Ánimo Chica Gris, todo pasa..
    Yo te regalo unas sonrisas de las que me prestan, para que al menos en el momento que leas mi comentario puedas sonreír.

    ResponderEliminar
  23. Olvidar es la peor de las venganzas. Tener siempre presente, la mejor de las recompensas.

    Saludos y una abrazo.

    ResponderEliminar
  24. soy nueva por aqui y me he encontrado tu blog por casualidad. he echado un vistazo a una entrada solo y ya sé qué tienes algo que enseñar. yo te sigo desde ahora, pasate por el mio (si quieres) un saludo chica gris.

    ResponderEliminar

¿Tiene alguna sonrisa para mí?