27 mar. 2012

Ande, vaya a por él


Verá, mi pequeña Amélie, usted no tiene los huesos de cristal. Podrá soportar los golpes de la vida. Si usted deja pasar esta oportunidad con el tiempo su corazón se irá volviendo seco y frágil como mi esqueleto. ¿A qué espera?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tiene alguna sonrisa para mí?